Trucos para ahorrar en el baño

En el baño utilizamos muchos aparatos eléctricos, más de los que quizá te imagines.

Algunos son evidentes como los calefactores para elevar la temperatura en invierno.

Otros son de uso diario como los cepillos eléctricos, los irrigadores dentales, las máquinas de afeitar, la máquina de la depilación, etc etc.

Consejos para ahorrar luz en el baño

Toma nota de los siguientes consejos para ahorrar en el recibo de la luz:

  • Poner la secadora a funcionar a cualquier hora

    La secadora es uno de los electrodomésticos que más consumen, por ese motivo hay que intentar poner la secadora sólo en el momento del día en el que el precio de la luz sea más bajo, en las denominadas horas valle.
  • Secar la ropa en la secadora sin haber centrifugado

    Si no has usado lavadora con centrifugado la ropa estará húmeda y costará muchísimo más secar, por tanto consumirás más luz.
  • Utilizar un radiador eléctrico de aceite en el baño

    Los radiadores de aceite tardan en coger temperatura por lo que en el baño, donde necesitamos ducharnos y cambiarnos rápido es más eficaz un calefector.

Truco del día: Abrir muchas veces la puerta de la nevera Sin una mínima organización a la hora de cocinar abrirás multitud de veces la nevera. Esto hará que la temperatura interior de la misma ascienda y que sus motores deban trabajar más de lo habitual, ocasionando un consumo extra de energía.