Trucos para ahorrar en la cocina

Es en esta estancia del hogar donde tenemos el elemento que más energía consume de toda la casa, la nevera.

Más aún si esta, como es normal, dispone de congelador.

El motivo no es otro que está los 365 días del año y las 24 horas del día funcionando, mucho más que cualquier otro aparato eléctrico de casa.

Además, a diferencia de otros aparatos eléctricos no tiene alternativas de gas ni de otras energías. Las neveras se nutren siempre de la luz eléctrica. de casi la mitad de dinero que gastas en luz al año.

¿Qué otros electrodomésticos de la cocina consumen?

El horno eléctrico, el microondas, la encimera si es eléctrica, cosa que te recomendamos, más que nada por tu seguridad y la de tus vecinos.

Consejos para ahorrar luz en la cocina

A continuación los mejores consejos para ahorrar energía en la cocina, y con ello en la factura de la luz.

  • Cocinar un único plato en el horno a la vez cuando puedes cocinar dos platos a la misma vez, ahorrando así energía.

    Colocar alimentos en las dos bandejas del horno optimizará la luz que gastas y tu tiempo. Puedes por ejemplo cocinar el plato principal y un postre, o bien dos platos principales aunque luego sólo comas uno y el otro lo congeles
  • Dejar encendida la luz de la campana extractora en largos cocinados

    La luz la deberías encender sólo durante breves minutos, en cocinados largos, sólo cuando vayas a revisar el estado del cocinado
  • Descongelar todos los alimentos congelados antes de cocinarlos

    Muchos alimentos congelados preparados están listos para pasar del congelador al aceite hirviendo, sin necesidad de ser descongelados
  • Evita abrir la puerta del horno mientras estamos cocinando. Esto hará que la temperatura caiga drásticamente al evacuar el aire caliente tras la apertura, afectando tanto a la propia cocción en cuanto a tiempos y a que el horno deba volver a trabajar para alcanzar de nuevo la temperatura seleccionada.

    Si lo que quieres es controlar el estado del cocinada la opción más eficiente a nivel energético es la de utilizar la luz interna del horno y visualizar el estado a través de la superficie acristalada que todo horno dispone para este efecto.
  • No utilizar la opción boost de las encimeras de inducción para hervir agua

    Con la opción "boost" el tiempo necesario para hacer hervir el agua se reducirá a menos de la mitad, ahorrando energía eléctrica
  • Precalentar el horno siempre aunque no te lo especifique en la receta.

    Muchas recetas no requieren que el horno tenga una temperatura previa, por lo que puedes ahorrarte esos minutos de precalentamiento del horno, al cabo del año seguro que sube unos euros en la factura de la luz.

Truco del día: Abrir muchas veces la puerta de la nevera Sin una mínima organización a la hora de cocinar abrirás multitud de veces la nevera. Esto hará que la temperatura interior de la misma ascienda y que sus motores deban trabajar más de lo habitual, ocasionando un consumo extra de energía.